viernes, 6 de abril de 2018

BEGOTTEN: ENGENDRADO POÉTICO Y TERRIBLE

SINOPSIS: El filme inicia en el campo, en una casa derruida, sin ubicación en el tiempo. Con una fotografía en blanco y negro, de textura granulada. En la habitación semivacía y en escombros, el Dios, vistiendo una túnica clara, está sentado en una silla, además porta una capucha. Sólo se le aprecian un par de ojos desmesurados y en constante movimiento: está a punto de autoinmolarse.
Porta en su mano derecha una navaja larga y con movimientos torpes, poco a poco, se va abriendo el abdomen y extrayéndose las vísceras. El ruido de los líquidos corporales que chorrean desde su vientre hasta el piso, no deja de escucharse. Luego, yace muerto, inerte.Paulatinamente, de los despojos del Dios, surge una mujer de bellísimas facciones que se le aprecian claramente a pesar de que porta un antifaz: es la Madre Tierra. Inicia una danza lenta por toda la habitación que se va inundando de luz y avanza hacía el Dios, toca su cuerpo, acaricia y estimula su miembro viril y con el semen de la eyaculación se autoinsemina.
Durante meses danza por el bosque, luce un abdomen de embarazada que cada vez se nota más prominente. Después da a luz al Niño-Hombre, un engendrado ---begotten ---, macroencefálico y tembloroso.Los habitantes del poblado reverencian a la Madre y al Hijo, mediante complejos y extraños ritos. Un día la Madre Tierra decide abandonar el poblado, llevándose a su Hijo. Cuando los vecinos se percatan, impiden violentamente que Madre e Hijo se vayan. Los linchan, los torturan, los sacrifican ritualmente, destazándolos y los entierran. De sus tumbas brotan flores y vegetación inmensas.

LA RECEPCIÓN DEL FILME.Estamos ante una obra encomiable que objetivamente consta de nimios recursos expresivos, además sólo dura 76 minutos. Seguramente esto potencializa la eficacia narrativa del filme. No hay diálogos, pocos personajes (tres), música y sonidos etéreos, hipnóticos (nos hizo recordar AMBIENTS de BRIAN ENO), y todo en blanco y negro.
Si en el reparto no se designara con un nominación a los actantes, nos enredaríamos más en la interpretación de los pocos elementos estructurales tan polisémicos que tienen un soporte al menos de más de dos mil años de tradición para su desciframiento.
A lo largo del relato se van diseminando ciertas huellas, trazos o claves para una posible interpretación, que en este caso, podemos aseverar que tiene que ser unívoca pues hemos aprendido de Umberto Eco que las interpretaciones de una obra, semióticamente ejecutada tiene límites. Estamos pues, ante la plasmación cinematográfica de mitos y ritos.
El ritual del sacrificio
Bienvenida una obra que marginal, casi clandestinamente (hasta donde sabemos nunca se exhibió en México) se va abriendo paso entre los cinéfilos anónimos, comentándola con entusiasmo y ayudándose mutuamente a desentrañar tan enigmático begotten, es decir, engendro.
El eje del filme es la muerte - nacimiento- muerte- resurrección- florecimiento de la carne y de los huesos que toda entidad viviente cumple. A pesar de esta certeza, subyace una realidad misteriosa, incomprensible mediante la verbalización y la escritura: estamos ante un poema oscuro y febricitante.
GEORGES BATAILLE escribió abundantemente sobre la muerte, el erotismo y los ritos que se han creado en las diferentes tradiciones culturales para ser representados. BEGOTTEN es el grano de arena para seguir la cadena de las representaciones y así se constituyen las interpretaciones. Pero no olvidemos que que en el trasfondo, la realidad tiene un misterio oscuro y luminoso y a veces, lo podemos atisbar en el silencio y en los momentos privilegiados y excepcionales, rituales, trascendentes. En el filme se narra eso, con una económica sintaxis: los mitos y los ritos se pueden narran en tres o cuatro líneas o frases.
Como en un poema BEGOTTEN no se puede agotar en un análisis pormenorizado, ni en las interpretaciones. Este es uno de sus méritos: ante la abigarrada profusión de recursos materiales y estéticos en el cine convencional, esta obra cala en la carne y los huesos de cada espectador y comenzamos a balbucear una interpretación por mínima e insignificante que sea.
BEGOTTEN a 18 años de su realización, se puede inscribir en el género gore, pero es más que filme de culto: es filme culto, complejo, desagradable, turbador, oscuro e hipnotizante.
BEGOTTEN: UNA OBRA IMPRESCINDIBLE.
En un filme sin diálogos, un poema se despliega antes de cualquier imagen.
Seres hablantes fotógrafos, escritores de diarios personales,
Ustedes con su memoria, están muertos congelados,
Perdida en un presente que jamás cesa
Aquí habita el conjuro de la materia:
Un lenguaje perenne cual flama ardiente
Lejos de la oscuridad, la vida es carne y hueso,
convulsivantes sobre la tierra.
Un poema negro, telúrico, primigenio y misterioso, pero ahí está una clave para comprender el filme y a la vez resulta una declaración fundamentalista de principios estéticos que configuraron el sentido de la obra.
Un filme es un microcosmos, una lanzadera de signos a nuestra disposición. Hablar, dialogar es simbolizar al mundo Pero, ¿qué ocurre cuando un filme nos arrebata tales elementos constituyentes de cualquier relato cinematográfico contemporáneo? Obviamente la intención del realizador es llevarnos a los fundamentos del sentido que él proyecta. Estamos en un juego cruel que minimiza los elementos narrativos, así, potencializa los significados y por ende las interpretaciones. Estamos presenciando rituales y nos comportamos ante tales como iniciados a un acto más que estético, ontológico.
BEGOTTEN Y SUS CONGÉNERES.
Inevitablemente recordamos por asociación estilística, temática, de género y de época a BEGOTTEN, ERASERHEAD, TETSUO: THE IRON MAN. La estética del blanco y negro, argumentos por demás complejos, polisémicos y originales. Ausencia de diálogos o si los hay son brevísimos. En las tres obras hay elementos sobrenaturales o claramente fantásticos. Nos llama la atención que pese a la brevedad de las tres obras, dos no pasan de 76 minutos, sólo ERASERHEAD es de 92, y poseen varios niveles de interpretación pero hay un “aire de familia” , un espíritu de época entre ellas: el gore, las vísceras, la sangre.
Después de haber realizado UNA TEMPORADA EN EL INFIERNO, PEDRO PÁRAMO o BEGOTTEN, ¿para qué intentar crear otro poema, otra novela u otro filme?
REFERENCIAS FÍLMICAS.
EL MANANTIAL DE LA DONCELLA, de BERGMAN.
LA ÚLTIMA CASA A LA IZQUIERA, de CRAVEN.
INVITACIÓN AL VIAJE, de PETER DEL MONTE.
EL EVANGELIO SEGÚN MATEO de PASOLINI.
LA ÚLTIMA TENTACIÓN DE CRISTO, de SCORSESE.
HAXAN: LA BRUJERÍA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS, de PETERSEN.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
LOS DOS NACIMIENTOS DE DIONISIOS, de ROBERT GRAVES.
LOS MITOS GRIEGOS, de ROBERT GRAVES.
LA DIOSA BLANCA de ROBERT GRAVES.
EL EROTISMO, de GEORGES BATAILLE.
EL ORIGEN DE LA FILOSOFÍA, de GIORGIO COLLI.
LA RELIGIÓN EN EL CINE, de IVAN BUTLER.
LAS DIEZ CARAS DEL MIEDO, de RUBÉN LANDÍN.

2 comentarios:

Unknown dijo...

Una belleza de redaccion

El equipo Kopa TM dijo...

Una belleza de redaccion